Balón en la Red: Boicot en Chivas TV

Fuente: César Huerta

cesar huerta

La Real Academia Española de la lengua lo define de forma muy clara. Boicot: Acción que se dirige contra una persona o entidad para obstaculizar el desarrollo o funcionamiento de una determinada actividad social o comercial. En su corta vida, el proyecto llamado Chivas TV ya ha sufrido eso, con las debidas consecuencias.

Sábado 20 de agosto. Clásico Tapatío. Casa del Rebaño Sagrado. Apenas la tercera transmisión de un partido por el nuevo canal del Guadalajara. Un duelo de alta demanda en el que se esperaban complicaciones propias de una empresa que se encontraba en plena etapa de prueba-error en busca de la mejoría que miles de usuarios exigen. Pero lo que sucedió, superó por mucho cualquier falla previsible y tolerable.

No fue sólo el hecho de que el streaming se alentara ante la elevada cantidad de personas conectadas al sitio. Esa, en todo caso, habría sido una equivocación menor. Durante grandes lapsos del partido que terminó empatado 2-2, los aficionados no pudieron apreciar lo que sucedía en la cancha. En lugar de eso, aparecía en pantalla la silla vacía en uno de los sets donde se transmite previo al encuentro. Tampoco se escuchaba la narración. Lo que se oía eran instrucciones del staff.

El colmo llegó cerca del final. La transmisión colapsó. Se detuvo por completo. Y cuando se reanudó, a muy poco de la culminación, el partido había regresado 20 minutos. Mientras en el estadio concluía un emocionante Clásico Tapatío, los suscriptores tenían que ver acciones que ya habían ocurrido mucho tiempo atrás.

Fueron momentos de tensión para los integrantes de este proyecto. Amaury Vergara, hijo del dueño del club y cabeza de Chivas TV, mantuvo la compostura en todo momento. No hubo gritos. Tampoco lágrimas. Sólo la impotencia de no entender el problema y, por tanto, tampoco saber la solución. ¿Qué pasó aquella noche? La primera teoría apuntaba a un hacker que, desde afuera, habría saboteado la transmisión. No fue así.

Apenas terminada la fallida transmisión, comenzó la investigación. Vinieron entonces días de indagatorias. Hasta que se encontró al culpable. Una persona, desde adentro, “cruzó algunos cables” intencionalmente. Consiguió, por razones desconocidas, que el partido fuera un fracaso para el equipo que encabeza Amaury Vergara. Dañó a la empresa. También a los aficionados que pagaron por ver el Clásico.

Por eso, el siguiente paso era natural. Tras detectar sus acciones e identificarlo plenamente, fue despedido. Pero no sólo eso. El Club Deportivo Guadalajara y Chivas TV han procedido legalmente en contra de dicha persona, por el perjuicio ocasionado. Se puede alegar un “error inocente”, una equivocación producto de la ignorancia y no de la malicia. Mas las sospechas internas no se conforman con tal explicación.

Se especula que “alguien” habría pagado por sabotear la transmisión. Claro que eso no ha podido ser probado hasta el momento, pero el proceso legal busca no sólo la reparación del daño, sino descubrir el origen del boicot. Por lo pronto, las medidas de precaución se han extremado y el equipo de Chivas TV es cada vez más cuidadoso con la gente que elige.

›› Regresar a la Página Anterior